Rachel getting married - El casamiento de Raquel

Kym Buchman (Anne Hathaway) llega al hogar paterno para celebrar la boda de su hermana Rachel (Rosemarie DeWitt) y se desata una serie de discusiones familiares. El pasado de drogadicción de Kym es el núcleo de conversación de la película, filmada con la cámara al hombro.

Casi todo lo que dice y/o hace Kym genera problemas al evocar situaciones familiares vividas y malentendidos, maximizando la neurosis de su hermana Rachel. El padre de ambas merecería el Nóbel de la Paciencia por fungir como mediador y hacer llamados a la calma, tratando de limar asperezas y de mitigar el dolor que dejó la muerte de su hijo Ethan.

La trama es algo lenta y creo que ni la cámara al hombro le da mucha vivacidad a los relatos falsos sobre la terapia de Kym, ni la discusión con su madre, ni su intento de suicidio. Esta parte marca el punto de inflexión en la convivencia entre las dos hermanas, quienes dejan de reñir justoel día de la boda. Se muestran los ensayos de la boda, pero son largos, lo que me aburrió un poco. Sin embargo, llega algo de acción con la boda: varios estilos musicales, las palabras del novio y la novia, una reconciliación al menos temporal entre los familiares, la infaltable comida, etc.

El director de esta película del 2008 es Jonathan Demme, conocido por haber dirigido también "Philadelphia" y "The Silence of the Lambs", entre otras. Le asigno unas 2.5 palomitas de 5 posibles a la película porque es algo tediosa.

Por su parte, Anne Hathaway recibió varios premios por su actuación. Sin duda es una buena actriz que evoluciona con papeles como la princesa de "The Princess Diaries", Kym en esta pelíicula, a la Reina Blanca de "Alice in Wonderland".

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.