Los bastardos

El director Amat Escalante filma un día en la vida de dos inmigrantes mexicanos residentes en Los Ángeles.

Para encontrar trabajo, los inmigrantes se reúnen en una calle a donde llegan los patrones para acordar jornadas laborales arduas y no siempre bien pagadas. Se respira la xenofobia en una sociedad que se aprovecha de su mano de obra barata pero a la que no le agrada su presencia, lo cual se ilustra en la frase "están del lado equivocado de la frontera".

El rencor social lo sacian el día en que ingresan a un domicilio y le piden a la dueña de la casa que les de comer. De cierta manera, tratan de saciar su rencor social exigiendo lo que creen les pertenece, hasta que la situación se les sale de las manos y realizan un crimen. Hay escenas violentas con un lenguaje mexicano que debió ser subtitulado inclusive para otros países latinoamericanos, dadas las palabras tan inexpugnables que utilizan Rubén y Jesús.

La escena final demuestra el doloroso recuerdo que llevará Rubén el resto de su vida: en un día caluroso de recolección de vegetales en el campo, tirita de frío al no poder sacar de su mente el delito por él realizado.

Le asigno 3 de 5 palomitas posibles a esta película de 2008. Escalante incorporó a dos obreros para hacer el papel de inmigrantes y actores profesionales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.