Costa de Marfil : Un conflicto por el cacao

Por Marina Forti*
Traducido por Chúo.




Los acontecimientos se precipitan, y el señor Jean-Marc Anga realiza declaraciones preocupantes: «el riesgo a corto plazo es verdadero», declara a la agencia Reuters apenas regrese de Abidjan, en Costa de Marfil. Se refiere al riesgo de que el país de África Occidental, el mayor productor mundial de cacao, yo no pueda garantizar sus suministros. ¿Suena irónico? Un país de 22 millones de habitantes partido en dos por una guerra civil iniciada hace ocho años, se encuentra atrapado en una crisis política que amenaza con desembocar en un nuevo conflicto armado – todas las preocupaciones de los comentaristas y medios internacionales convergen en la incertidumbre sobre el precio de un comestible.

De hecho, los futuros del cacao se han disparado la última semana, cuando reventó la crisis política en el país africano: 3140 dólares por tonelada en Nueva York (Ice) y 2081 libras esterlinas en la plaza de Londres (Liffe). Y Jean-Marc Anga, jefe de la Organización Internacional de Cacao (International Cocoa Organization - ICCO), foro mundial de los productores de cacao – él mismo marfileño - declaró ayer a Reuters que no se trata de especulación: «Es una de las pocas veces en que el aumento de los precios puede atribuirse a los fundamentos del mercado». El puerto de Abidjan se encuentra operativo (aunque sea sólo de día), relata, pero las condiciones de la población en las zonas de los plantíos hacen temer por el futuro inmediato de los suministros. «La gente teme por su vida y se está desplazando con cautela, para salvarse».

El cacao no es secundario en la crisis marfileña. Recapitulemos. En noviembre, Costa de Marfil celebró elecciones presidenciales bajo el monitoreo de la ONU que tiene un pequeño destacamento de paz en el país. De acuerdo con la comisión electoral, el escrutinio del 28 de noviembre arrojó que el 54% votó por el candidato opositor Alassane Ouattara - ex premier durante el largo «reino» de Felix, el primer presidente post-independencia, y posteriormente exfuncionario del Fondo Monetario Internacional. Dos días después, el Consejo constitucional invalidó miles de votos en las provincias del norte (la zona de donde proviene Ouattara) y ha declarado vencedor al presidente saliente, Laurent Gbagbo – excompetidor de Houphouet-Boigny, nacionalista de tendencia socialista. Ahora, ambos han prestado juramento como presidentes, y cada uno de ellos ha formado a su gabinete. La ONU considera oficialmente electo a Ouattara (lo ha ratificado justo ayer), el cual tiene también el apoyo de la fuerza ex-rebelde que aún controla el norte del país. Sin embargo, Gbagbo tiene el apoyo del ejército, además de la población del sur conformada mayoritariamente por su grupo étnico, los Bete. En resumen, los dos representan a las partes que combatieron 2002-2003: las elecciones debían sellar una reconciliación nacional, pero ha sucedido justo lo contrario.

¿Y el cacao? Gbagbo prometió duplicar la producción, actualmente de 1.2 millones de toneladas anuales, y modernizar el sector en línea con las condiciones pactadas por el FMI y el Banco Mundial. Asimismo, Ouattara prometió modernizar el sector, asegurándoles a los productores la mitad del precio internacional. En resumen, ambos cortejan a los productores de cacao. Pero en la región centro-occidental de los plantíos, la tensión se ha incrementado en las últimas semanas: los cultivadores - grupo étnico Baoule, cuyo candidato ha sido eliminado en la primera vuelta - apoyaron a Ouattara. Posteriormente inició la campaña de amenazas contra los jornaleros, trabajadores temporales que llegan principalmente del norte o de países vecinos. Comenzaron las intimidaciones. Los jornaleros se han escapado y los cultivadores, antes cortejados, son rehenes del inminente conflicto.



Por cortesía de Il Manifesto .
Fuente: http://www.ilmanifesto.it/archivi/terra-terra/nocache/1/pezzo/4d011d18d0887/
Fecha del artículo original: 09/12/2010


* Periodista italiana, responsable de la firma «Che aria tira» («Que vientos corren»), transformada después en «Terra Terra» («Tierra Tierra») en el diario Il Manifesto. Autora de «La signora di Narmada. Le lotte degli sfollati ambientali nel Sud del mondo» («La señora de Narmada. Las luchas de los refugiados ambientales en el Sur del mundo»), Ed. Feltrinelli 2004.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.