Prohibida “Al-Aqsa”: terrorismo informativo francés

Autor: Abdelbari Atwan عبد الباري عطوان
Traductor: Fawdawi


La decisión del gobierno francés de impedir las transmisiones del canal satelital “Al-Aqsa” a través del satélite “Eutelsat” refleja la posición de Israel y sus partidarios en los gobiernos occidentales. Francia, particularmente, refleja una de las causas del odio creciente en los países árabes y musulmanes hacia estos gobiernos, desenmascara toda su supuesta libertad de expresión, derechos humanos y estado de derecho de los que se jacta noche y día. La decisión es ilegal, inmoral y representa el triunfo de los poderosos contra los débiles oprimidos.

Los pretextos utilizados por el gobierno francés para justificar su decisión no son convincentes ya que son bastante incoherentes con los valores de libertad de los que deriva. Al gobierno francés le convendría actuar con prudencia, recurrir al diálogo, entender el punto de vista de los demás y las circunstancias, pero desafortunadamente no ha sido así.

El canal satelital “Al-Aqsa” ciertamente no es la BBC o la CNN, pero tampoco es peor que Fox News. Independientemente de ello, habla a nombre de un gobierno electo en elecciones reconocidas unánimemente como equitativas y libres y representa un movimiento de resistencia que combate de todas las maneras y con todos los medios para restaurar sus propios derechos legítimos. Francia hospeda en su casa las oficinas de movimientos que combate contra la legalidad en Darfur y de la misma manera, antes de éstos, a los movimientos de resistencia iraní y al mismo Imán Ayatolá Jomeini.

Nos preguntamos, con toda honestidad, qué hubiese pasado si los movimientos de resistencia franceses en la época de la ocupación nazi no hubiesen tenido estaciones de radio que incitasen contra la ocupación o que invitasen a la resistencia y a derrocar al gobierno traidor de Vichy.

Quien ha tomado la decisión de la injusta prohibición ha afirmado que el canal había transmitido una serie de dibujos animados que presentaban al personaje infantil Mickey Mouse llamando a la resistencia e incitando a combatir la ocupación. ¿Qué tiene de malo esto? Tal vez Francia quiera que las estaciones de televisión transmitan desde la Franja de Gaza – asediada y famélica en los últimos cuatro años, privada de un ingreso e imposibilitada de importar 4000 artículos entre los cuales se encuentra el cilantro o medicamentos básicos – series que inviten a resistir el asedio de quien ocupa las tierras palestinas y quien los priva de los derechos humanos para vivir en dignidad con flores y hierbas perfumadas?

Del gobierno francés esperamos la promulgación de un decreto que prohíba las estaciones israelíes que representan al gobierno que ha cometido crímenes de guerra en la Franja de Gaza durante su última agresión y que ha violado todas las normas del derecho internacional al haber interceptado una nave que transportaba activistas pacifistas, sillas de rueda para los discapacitados de la Franja de Gaza mutilados por los misiles y bombas de fósforo israelíes además de materiales para la construcción de 65000 casas destruidas por la última agresión.


* * *

El gobierno francés que ha decidido la prohibición se olvidó de este hecho al haber ignorado el homicidio cometido por el Mossad contra el mártir Mahmoud al-Mabhuh en el emirato de Dubai, un líder de Hamas con pasaporte francés, violando los fundamentos de la soberanía francesa y poniendo en riesgo las vidas de sus propios ciudadanos.

¿Habría sido más justo castigar a un estado que ha violado las leyes francesas, el derecho y tratados internacionales, acuchillando por la espalda a un país amigo como Francia y traicionando la fe o a una estación de televisión que refleja las aspiraciones de un pueblo que aspira a la libertad, a La independencia y que vive asediado? Esta pregunta se la formulamos al presidente Nicolás Sarkozy, cuya familia sufrió el nazismo y sus masacres.

De acuerdo con el concepto occidental y francés, a las víctimas del asedio israelí de Gaza se les pide que reciban los misiles que despedazan los cuerpos de sus niños hambrientos convirtiéndolos en jirones con gritos de alegría y bailes sobre los escombros de sus casas destruidas. Tienen prohibidos los gritos de dolor e injusticia. ¿Es este el valor de justicia y democracia que abraza Occidente?

Canales como Al-Aqsa o Al-Manar se encuentran entre aquellos pocos que siguen gritando su dolor y se les considera “muy equilibrados” si no es que extremadamente educados en comparación con las estaciones de radio de la resistencia francesa que luchaban contra la ocupación nazi. Los programas de estas estaciones se encuentran en los archivos del gobierno francés y británico, hay numerosos estudios documentales que demuestran lo que decimos.
* * *

Europa ha vivido un estado de parálisis durante una semana a causa de las cenizas del volcán islandés que han cerrado la mayor parte de los aeropuertos y hemos visto a las televisiones europeas mostrarnos la tragedia “exagerada” de los pasajeros varados, forzados a vivir en albergues de cinco estrellas lejos de sus familias y de sus países. Sin embargo, no hemos visto en estas televisiones y en estos gobiernos derramar una sola lágrima de solidaridad con los 2 millones de personas que viven en la Franja de Gaza sin medicinas para sus enfermos, sin leche para sus niños, por no hablar de la prohibición de ir al extranjero debido principalmente a los muros de acero en los pasos.

Entenderíamos, mas no podríamos comprenderla, la jugada de Francia si la estación Al-Aqsa transmitiese en lengua francesa y su objetivo fuese incluir en la opinión general francesa, “contaminar” sus conciencias al intentar reducir su apoyo a Israel o inclusive revocarlo, sin embargo esta estación transmite en árabe y se dirige a personas completamente convencidas que no tienen necesidad de incitación alguna hacia las masacres israelíes, por lo que parece estúpido que el gobierno francés impida la transmisión.

Es irónico que la decisión de la prohibición, con el pretexto de la difusión de ideas extremistas, (¡Gloria a Dios! La resistencia se ha convertido en extremismo) se haya generado en un momento en el que el proceso de paz está viviendo sus últimos espasmos a causa del rechazo de Israel para aceptar las decisiones de la Comisión del Cuarteto Internacional y de los desafíos de sus aliados en Occidente que construyen asentamientos ilegales, judaizando los lugares santos, demoliendo casas en la Jerusalén ocupada y construyendo muros de racismo.

Francia reduce mucho su credibilidad en el mundo árabe e islámico, perdiendo gran parte del crédito que le habían dado hombres como Charles De Gaulle, Mitterand o Jacques Chirac ya que al tomar parte por la prepotencia israelí de manera tan flagrante no sólo daña la imagen sino que fomenta a los grupos extremistas y les proporciona municiones oportunas para reclutar a muchos jóvenes que rechazan esta cualidad explícita para aplicar criterios jurídicos y políticos.

Esperamos que el gobierno francés revise a detalle lo que ha dicho recientemente Meir Dagan, jefe del Mossad, es decir, que Israel se ha convertido en un bulto moral y para la seguridad de las espaldas de Occidente, o lo que ha declarado el General McChrystal, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, en torno a que la política israelí amenaza la vida de los soldados estadounidenses en Afganistán y en Iraq. Pero parece que Israel no quiere meditar y continúa con estas políticas erradas y ciegas en estos y otros hechos.

Es una decisión injusta, de poco alcance y desafortunada que al mismo tiempo contribuye al terrorismo intelectual y a la supresión de la libertad, es una rendición humillante a la prepotencia israelí que acarreará desgracias cada vez más grandes.

Esta no es la primera vez que el gobierno francés se somete a los dictados y presiones israelíes, ya que ha ejercitado la misma represión intelectual hace varios años cuando bloqueó al canal “Al-Manar”, de los libaneses de Hezbollah. De la misma manera traicionó los valores de libertad y justicia cuando prohibió la publicación y distribución de diarios iraquíes o árabes contrarios a la destrucción de Iraq como castigo por la invasión de Kuwait en 1990, cosa que no hicieron los demás gobiernos europeos, incluida la Gran Bretaña, la cual estaba más involucrada en la liberación de Kuwait y colaboró con la más grande contribución de fuerzas armadas tras los Estados Unidos.

Fuente: http://81.144.208.20:9090/pdf/2010/06/06-16/All.pdf

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.