Alice in Wonderland - Alicia en el país de las maravillas

Esta película está inspirada en los cuentos del inglés Lewis Carroll y fue realizada por Tim Burton, quien domina este género con harta gracia. La vi en 3D y los efectos son excelentes. Se trata de una nueva versión de tantas caricaturas, series y películas que se han hecho sobre Alicia pero esta vez me ha gustado más.

Recuerdo que la primera vez que la vi fue en los 70's y quedé espantado, tuve pesadillas por meses, el gato me parecía aterrador y su sonrisa se me aparecía en sueños, creo que incluso le pedí a mi madre me sacase de la sala de cine. No entendía cómo podía gustarle la película a tanta gente.

Esta vez fue diferente y hasta cierto punto, era una cita mía con Alicia. La película inicia con la boda de la protagonista con un tipo patético. Ella duda en casarse y corre al bosque, donde cae en un hueco al pie de un árbol, entrando así a un mundo mágico y surreal, con paisajes apocalípticos y fantásticos. Y bueno, pasa lo que es ya sabido en este cuento. Alicia se enfrenta al monstruo Jabberwock de la Reina Roja, derrotándolo con una espada que al final la brinda a la Reina Blanca, interpretada por Anne Hathaway. Regresa al mundo verdadero con más seguridad en sí misma para decirle al novio que no se casa con él.

Al ver la película me acordaba de toda la sublime obra del genio pintor catalán Salvador Dalí. ¿Porqué mierda no pusieron de fondo musical la canción de Alicia en de Enrique Bunbury? Hubiese sido genial. (Tremenda canción, tremendo español, tremendo cantante).

En este mundo onírico, me surgió la reflexión de que más que huir de nuestros suellos/pesadillasm deberíamos saber cómo enfrentarlos y aprender de ellos. Todo esto debe tener conexiones a la sicología, al surrealismo, con animales parlantes, líquidos que reducen la estatura de una persona, pasteles que aumenta la estatura, etc.

El personaje de Absolem, el oruga fumador ¿de opio? es increíble, ¡qué inglés más hermoso! Asocié este personaje con quienes consumen las plantas de poder, como el peyote, con fines religiosos.

No se diga la manera de hablar del gato, casi en nirvana, con ese efecto de evaporación.


Con los gemelos gordos me acordé de los rusófobos gemelos polancos Kazinsky que hasta hace poco querían instalar un radar para joder a Rusia.

Otro personaje muy bueno es el de El Sombrero Loco, el cual me hizo acordarme de El Loco (The Fool) del Tarot. Esta carta muestra a un hombre de cabeza, viendo al mundo de otra manera, con otra perspectiva, sin necesariamente estar mal. Recuerdo que en mi infancia, en casa de mis abuelos pasaba un tipo cantando y mi abuela nos pedía que nos guardásemos, so pena de ser robados por él, o terminar como él. Ya tenía pavor de verlo pasar, pero morboso al fin como todo ser humano, trataba de captar sus palabras y saber porqué cantaba o porqué hacía cosas que nadie hacía. ¿No es hermoso? El tipo no estaba loco, sólo era feliz y nos arrojaba a todos los que vivíamos en esa calle mendrugos de luz con su canto abierto. Y no, nunca supe que le hiciese cosas a los niños, pues sólo era un tipo feliz, no un ministro de culto católico, esos sí, proclives a la pederastia, ¿verdad padre Marcial Maciel? ¿verdad, hermano de Ratzinger? ¿verdad curas de Los Ángeles, Boston, Irlanda, México etc. etc? Este hombre que cantaba tenía los huevos de hacer lo que quería sin importarle las carcajadas del mundo. Vida eterna para él donde esté. Más bien, creo que los locos éramos quienes lo veíamos desde las casas, inhibiendo nuestra creatividad. Con los años dejó de pasar, pero siempre lo recordaré.

Todo esto me brotó anoche cuando Johnny Depp interpreta a El Sombrerero Loco, recibiendo a Alicia en su mesa, caminao sobre la misma y tumbando las tazas y platos que en ella había. El actor hace muy bien este tipo de papeles. Como le dice Alicia, sí estás loco, pero los locos son las personas más bellas. Y sí, como aquel hombre que cantaba por las calles del norte de Cd. de México hace unos 30 años. El poema del Jabberwock está bueno también. Me encantó el detalle de que el Sombrerero se defiende de Ilosovic Stayne lanzándole un sombrero de charro.


¿Y porqué no pensar en The Doors y su canción Break on through?
You know the day destroys the night
Night divides the day
Tried to run
Tried to hide
Break on through to the other side

Sí, a ese other side donde la realidad no es la que es, ahí donde viven El Loco, Jim Morrison, el Sombrerero Loco y aquel cantante.


Le asigno 4 estrellas y no 4.5 de 5 posibles por el detalle proimperialista de hacer que Alicia dijese al final "cambiemos la ruta hacia China a donde podemos venderles, ahí tenemos una colonia, Hong Kong". Con el personaje del oruga fumador de opio, es inevitable el nexo hacia la Guerra del Opio iniciada por Inglaterra contra el pueblo chino, misma que dejó una herencia de adictos en ese país asiático. ¡Carajo! Cuando no nos tenemos que cuidar del yanqui, nos tenemos que cuidar de quien lo parió. ¡Qué pedazo de animal eres, Tim!: abollaste la película al final con tu anglófilo imperialista guiño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.