Reclutar niños: el precio de la jubilación en el ejército birmano

Autor: Min Lwin, The Irrawaddy
Traducido por Chúo de Chuao


Cuando San Lin Aung, de 15 años de edad, esperaba el tren en la estación ferroviaria de Pyinmana, para ir a casa, un Sargento del ejército se le acercó y le pidió un documento de identificación. Como el muchacho no lo tenía, el militar lo envió a un centro de reclutamiento del ejército en Mingalardon, a las afueras de Rangún. El oficial encargado del centro rechazó alistarlo, pero otro centro en Mandalay lo aceptó o sin hacer preguntas.

De acuerdo con los reportes, a finales de abril, dos niños de 14 años, Kyaw Min Thu de Dagon Sur, y un joven de Okkalapa Norte, también fueron reclutados a la fuerza para el ejército. "Los niños fueron amenazados por los reclutadores del ejército, quienes les dijeron que sea no se alistaban serían enviados a prisión" – dijo un familiar de uno de los niños-soldados.

Actualmente, de acuerdo con el funcionario de la Organización Internacional del Trabajo en Rangún, Stephen Marshall, esta organización está investigando con se quejas de reclutamiento forzado a niños-soldados. " cuando termine la investigación, el gobierno tiene la responsabilidad de informar sobre los resultados de su propia investigación y de la decisión que ha tomado" – declaró Marshall a The Irrawaddy.

Se calcula que aproximadamente 70 mil niños-soldados están enrolados en los 727 batallones de infantería del ejército birmano. Muchos de ellos son víctimas de una práctica que les permite a los soldados veteranos "comprar" su jubilación reclutando sangre nueva para el ejército.

Nyunt Hlaing (nombre ficticio) es un oficial de 48 años que ha servido 25 años en el ejército birmano. Desea retirarse del servicio, pero le han dicho que primeramente debe reclutar al menos a cinco jóvenes, independientemente de su edad, o pagarle a un centro de reclutamiento aproximadamente 600,000 kyats (460 dólares estadounidenses) a un centro de reclutamiento.

Una fuente cercana al centro de reclutamiento militar N.º 1 en Danyingon, Mingalardon, confirmó que los soldados que desean jubilarse después de servir por más de 20 años tuvieron primeramente que firmar alistar a nuevos reclutas. Los reclutadores del ejército se enfocan en candidatos jóvenes en las estaciones de tren y de autobuses, mercados y lugares públicos. De acuerdo con una fuente: "los reclutadores del ejército fuerzan a los niños a firmar una carta para confirmar que quieren ingresar al ejército por su propia voluntad y para prometer servir en el ejército o durante cinco años por lo menos."

Fuente: http://www.irrawaddy.org/article.php?art_id=9750

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.