Up in the air - Amor sin escala

George Clooney interpreta a Ryan, un ejecutivo encargado de despedir trabajadores porque quien tendría que hacerlo no tiene valor para ello. Recibe todo tipo de reacciones: ira y tristeza, principalmente.

Un día, su jefe le presenta a él y a sus colegas a una veinteañera egresada con buenas notas de la universidad. Natali tiene el objetivo de revolucionar el sistema de despidos, pero Ryan le demuestra que no conoce el negocio. El jefe la pone cerca de Ryan para que aprenda todas las técnicas y discursos a los trabajadores:

- Le informanos que la empresa no lo considerará más nuestro empleado

- Puede levantarse y recoger sus objetos personales

- Frente a usted hay una caerpeta que incluye los pasos a seguir en la siguiente fase

- Quienes han formado imperios estuvieron alguna vez en su lugar

Qué estupidez. ¿Pagar miles de dólares en una universidad yanqui sólo para terminar despidiendo a la gente? Lo más denigrante es cuando hacen los despidos usando una computadora como interfaz.

La película aborda el caso extremo de la soledad de esos ejecutivos que viven más en aeropuertos y hoteles que en su propio hogar. Presenta también una relación erótica entre Ryan y una ejecutiva; ella lo toma como fuga porque está casada. Al final, Natali renuncia porque una mujer a quien había despedido se sucicida desde un puente. Se contrata en otra empresa.

Me parece que representa fielmente la frialdad de muchas empresas de recursos humanos para tratar con eso: con humanos. Yo propongo que regresemos a la cacería y a la agricultura.

Película de Jason Reitman. Unas 3.5 palomitas de 5 posibles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.