El mundo invisible de René Magritte.

Esta exposición la vi a inicios de mayo de 2010 en el Museo del Palacio de Bellas Artes de Cd. de México. Magritte demuestra que el surrealismo no se restringe a Dalí y Breton.

Este pintor belga nacido a finales del siglo XIX y muerto en 1967 jugó con la gravedad y textura de los objetos que aparecen pintados en sus cuadros. Pintó frutas y peces de piedra, un abrigo perforado y rígido como metal. También fusionó vegetales con animales y animales con humanos, de una manera tan diáfana que se convierte en una especie de creador de seres fantásticos.

En otros cuadros aparecen algunas piedras gigantes casi del tamaño de la habitación que las contiene, o bien, piedras inmensas que flotan ante la mirada de la gente. Ponen al espectador a pensar en lo inverosímil del caso.

Me gustó el cuadro donde una jinete que viaja por el bosque es segmentada por los árboles, haciendo un juego visual que confunde al espectador. ¡Demasiado arrecho! :)

En su obra, abundan la nubes, que adornan cubos flotantes en el cielo.
¡Qué gran pintor!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.