ואלס עם באשיר - Vals con Bashir

Le asigno unas 4.8 palomitas de 5 palomitas a esta joya del cine israelí.

Es una crítica hacia el sionsimo, enfocada particularmente en la invasión a Líbano en 1982. ¡uf! Qué manera de hacer una película en un formato tan diferente y con una crítica tan certera. Está de alguna manera "caricaturizada", pero no al estilo de Persépolis que sí son caricaturas 100%; es como si primero la hubiesen filmado tipo documental y después le aplicasen un "caricaturizador". Las caricaturas se parecen demasiado a los personajes de la vida verdadera, salen Sharon, Menahem Begin y algunos otros personajes políticos más.


Digamos que el personaje principal es un exsoldado próximo a sus 50's años de edad y tene pesadillas recurrentes al recordar lo que hizo/vió en la guerra 30 años atrás al servir para el autodenominado ejército más moral del mundo de la única democracia en Medio Oriente. Como sabemos, Israel invade en 1982 el sur de Líbano para expulsar a la palestina OLP, es decir, segunda expulsión luego de haber sido expulsados de Palestina. (Quizá la siguiente expulsión sea del planeta mismo, enviados en un cohete ¡¡alemán!!, claro, para que los teutones purguen sus pecados étnicos del siglo XX, pero bueno,...). Es en esta época cuando tienen lugar las masacres de Sabra y Chatila, realizadas por las falanges libanesas, cristianas, con la tácita aprobación de Israel.

¿Porqué se llama Vals con Bashir?
Vals, porque hay una escena donde francotiradores libaneses disparan contra los invsaores israelíes desde edificios de Beirut, cae un israelí y los demás soldados se atrincheran. Uno de ellos se desespera y toma una metralleta para intentar salvar a su compañero, sale de la trinchera y comienza a disparar hacia los edificios en todas direcciones y, al hacerlo, sus pies simulan un baile. Bashir porque mientras dispara, lo hace al pie de un retrato de Bashir Gemayel, político libanés líder de la falange anteriormente mencionada.

La parte más fuerte de la película es cuando un soldado y un reportero israelí se enteran de que la falange está fusilando civiles palestinos sin motivo alguno. El ex-preso cubano Orlando Zapata en ese tiempo era un niño, Chávez era algo menos que el soldado Ryan, México no calificó al mundial de España 82 eliminado por el 7 veces campeón del mundo Honduras y Latinoamérica se enfilaba en conjunto a ser masacrada económicamente con las recetas del FMI. Así que, de esta masacre nos fuimos enterando con el paso del tiempo.

El periodista le llama a Sharon para informarle de la masacre, quien le responde "gracias por enterarme". Los sucesos se realizaron a unos 200 m de donde estaban los israelíes, así que no pudieron no saber. La prepotencia israelí se representa no sólo con esta escna, sino cuando el tanque de guerra ingresa a Beirut, aplastando los autos que hay en una estrecha calle y dañando los muros de los edificios cuando se echa en revesa.

Es dantesca la parte cuando describe la
masacre: la falange se ensañó, primero separó a los hombres para matarlos, luego se encargaron de las mujeres, niños y ancianos, parecía un sueño surreal, bajo efectos del LSD, los falangistas salían con frascos de formol que contenían dedos, ojos, y otras partes del cuerpo. Al día siguiente, el autor intelectual de esta perla, Bashir Gemayel, es asesinado. En la película se describe cómo los libaneses cristianos adoraban al omnipresente Bashir, cuya imagen estaba en anillos, dijes, retratos, carteles callejeros, etc. hasta un nivel casi erótico.

Al final, llega un militar israelí a los campos de refugiados de Sabra y Chatila para decirles a los falangistas que dejen a los palestinos en paz, que cada grupo se retire a sus casas. En las caricaturas se ve a un niño palestino con los brazos levantados y se hace la comparación con aquel niño del gueto de Varsovia que camina décadas atrás con los brazos levantados. El protagonista principal de la película recuerda que él y sus colegas pasaron la noche de la masacre lanzando bengalas al cielo de Beirut para que los falangistas pudiesen asesinar con una buena luz (es que a oscuras debe ser algo más difícil). Se lo compara con un nazi.

Cuando las mujeres palestinas regresan al campo, ven la masacre que ocurrió ahí, ven a sus familiares muerto y comienzan a llorar y gritar. Esta es la parte final de la película y no es caricatura, sino película auténtica de la época. No hay narración, no se necesita.

El director es Ari Folman quien se inspira en sí mismo 3 décadas a trás para describir lo que vio.


La división que han dejado EUA, Francia e Inglaterra en Líbano es enorme. El odio ha provocado la destrucción y reconstrucción de Líbano más de una vez. No pude dejar de acordarme de una conocida que vive en esa misma ciudad. Ella tiene un tatuaje del caricaturista palestino Naji Al Ali (
http://www.najialali.com/ )en su espalda. Hace poco recibió a otra amiga en Beirut y buscó alojamiento para ella en la parte cristiana de la ciudad. Consiguieron una habitación, pero el dueño del edificio le vio el tatuaje al final de hacer el pacto. Este hombre le dice a la amiga visitante: tendrás que buscar otro lugar a donde quedarte, dile a tu amiga que disfrutamos matando a los suyos en Sabra.

Mientras tanto, la única democracia en Medio Oriente, hoy, 2010, sigue diciendo que Jerusalén es su capital indivisible y, como dijesela frase mexicana, háganle como quieran, pero de aquí no nos movemos y seguiremos construyendo. Líbano se levana por enésima vez. En USAmérica se siguen preguntando ¿porqué no nos quieren?

Comentarios

Beatriz Basenji ha dicho que…
Fawdawi: te dejo un cordial saludo.Acabo de leer un comentario tuyo en El País,acerca de Ratzinger. Este hombre igual que todos los jerarcas de la iglesia, salvo raras excepciones,se creen por encima de los seres humanos.Lástima que algunos de ellos obran peor que las bestias.No conozco un solo animal que obre contra la Naturaleza. Solo los seres humanos son capaces de transgredir.
Cordiales saludos.
Beatriz Basenji.
Fawdawi ha dicho que…
Gracias por el comentario, Beatriz. La instalación del cristianismo en América fue de la mano del genocidio. Salvo algunas excepciones, el catolicismo oficial aceptó esta criminal manera de evangelizar.

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.