El avaro


El título de este escrito nos lleva a pensar en la obra de Molière y también en Roberto Hernández, el banquero mexicano.


Hernández es una de las personas más ricas del mundo y, al igual que Slim, también aparece en la lista de Forbes. Para el sector neoliberal, es otro ejemplo de talento empresarial; para mí, es otro ejemplo de la rapacidad que en un país rico en recursos, como México, permite la generación de multimillonarios gracias a la especulación financiera.


Beneficiado por la venta de Banamex, el tipo compró hace unos años una isla en Quintana Roo, pero el impuesto predial le parece alto y ¡pide descuento! La isla forma parte del municipio Felipe Carrillo Puerto, el cual está considerado de alta marginalidad, pero nada de ello importa para que este personaje molieresco solicite una rebaja.


Cuando Citigroup compró Banamex, aquella no pagó ni un peso de impuestos al estado mexicano. Esta es la incoherencia que difunde la revista Expansión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.