The hurt locker - Zona de miedo - En tierra hostil

Le asigno 1.5 palomitas de 5 posibles a esta apología al imperialismo y al genocidio.

Recurre al uso de sonidos "emocionantes" cuando sabemos que va a pasar algo y sí, pasa algo :)
A ratos, la directora Bigelow le quiere dar toques de documental, pero está a años luz de los buenos documentales franceses que no recurren a sentimentalismos y lugares comunes.

Benditos USAmericansos, ¿qué sería de la sifilisación occidental con frases como?:
- Hay suficiente C4 acá como para visitar a Jesús.
- Si muero, quiero hacerlo cómodo.

Y sí, los soldados también ríen, lloran, tienen sentimientos y hasta ejercen acciones cargadas de solidaridad, para defenderse, claro...en un país que no los quiere y no los necesita, porque un soldado estadounidense nunca, pero nunca ataca, sólo se defiende. Hizo bien a directora en no mostrar las torturas en las cárceles estadounidenses, así que se enfoca en una unidad de desactivación de bombas que vendría siendo ¿lo más rescatable? del ejército ocupante.

¡¡claro!! El soldado también se acuerda de que tiene un vástago en su patria. Regresa a verlo a la patria, pero el trabajo es el trabajo, así que asume una nueva misión en Iraq a asesinar más insurgentes

En resumen, es una inaceptable justificación del genocidio.

Regrésense a casa, soldados. No los queremos, no los necesitamos. ¡Misión cumplida, soldada Bigelow!

Comentarios

Ignacio Reiva ha dicho que…
No se me ocurre una aceptable justificación. La pregunta de ¿qué hacen ahí? aun no se responde. Saludos
Fawdawi ha dicho que…
Salu2 Ignacio, pues eso, ¿qué hacen ahí? saquea y generar muerte. El mejor soldado yanqui es el que está en su país.

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.