La vida y crímenes de Gayle Smith

Autor: Thomas C. Mountain*
Traductor: Chúo

Alguna vez amante de un guerrillero marxista en el Cuerno de África, hoy Gayle Smith es una asesor principal de Barack Obama en la Casa Blanca, Estados Unidos.

Gayle Smith comenzó su carrera al servicio del imperio yanqui como agente operativa encubierta de la CIA (CentrGayle Smithal Intelligence Agency – Agencia Central de Inteligencia) haciéndose pasar por una periodista en el Cuerno de África a finales de los 1970’s. Tomando su deber con seriedad, se convirtió en amante de un guerrillero conocido con el nombre de guerra de “Jamaica” en el Frente de Liberación de los Pueblos Tigrayan de corte marxista-leninista-pro albanés (TPLF – Tigrayan Peoples Liberation Front), combatiendo entonces por la independencia del régimen de Mengistu en Etiopía apoyado por la Unión Soviética.


Como confidente cercana al liderazgo del TPLF, Gayle Smith pasaría la década de los 1980’s como el enlace entre la CIA y Meles Zenawi, líder del TPLF que se volvería primer ministro de Etiopía después de la derrota y derrocamiento del régimen de Mengistu por el movimiento independentista eritreo en 1991.

Gayle Smith es la persona más responsable por el ascenso al poder y la elevación a nivel internacional del liderazgo del etíope Meles Zenawi, uno de los genocidas más corruptos y sangrientos de la época moderna que llegaría nuevamente a la escena mundial en la reunión del G-20 celebrada en Corea del Sur.

Después del derrocamiento del régimen de Mengistu en Etiopía en 1991, Gayle Smith abandonó su carrera como “periodista” en el Cuerno de África y rápidamente (tres años) se convirtió en Jefa de Personal de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID - United States Agency for International Development). Como jefa de operaciones de facto de esta multimillonaria “agencia de ayuda” del gobierno estadounidense, supervisó entre otras actividades nefarias, la asignación de operativos de la CIA utilizando a la CIA como encubridora de sus diversas actividades criminales en el resto del mundo.

¿De periodista a funcionaria operativa en jefe en la unidad de “ayuda” estadounidense más grande en pocos años? Aparentemente, el tiempo de Gayle Smith en las trincheras del Cuerno de África llamó la atención de los pesos pesados en la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.

Unos años después, Gayle Smith había ascendido a una posición prominente en la Casa Blanca de Clinton como Jefa de Asuntos Africanos en el Consejo de Seguridad Nacional (National Security Counsil – NSC). Como alta representante del NSC, se levantaba temprano cada mañana para ayudar a preparar el Presupuesto de Seguridad Nacional, siendo la primera actividad la entrega del informe al cada mañana al inicio de la jornada laboral presidencial. Cada mañana, con sólo lluvia, ya estaba lista en la Casa Blanca para informar al presidente Clinton y responder cualquier pregunta que pudiese tener acerca de las diversas actividades de la CIA et al en África.


Antes de esto, como jefa de operaciones de la USAID en 1994, Gayle Smith inició y coordinó la multimillonaria ayuda internacional para el desvío de armas que le permitió al régimen de Meles Zenawi en Etiopía reconstruir el ejército etíope para llegar a ser el más grande y mejor equipado de África.

En 1998 Gayle Smith fue categórica para solicitar, junto con su jefe, y Asesor de Seguridad Nacional Anthony “Tony” Lake, que el régimen de Meles Zenawi lanzarse una guerra contra los antiguos camaradas en armas en la recién independiente Eritrea, dirigida por el Frente de Liberación de los Pueblos Eritreos en un intento por destruir y recolonizar la anterior “provincia” etíope.

Parece que Gayle Smith y otros de sus subalternos del imperio yanqui mantienen un odio casi patológico hacia cada uno de los movimientos independentistas que llegan al poder a través de la vía armada y que no se arrodillan inmediatamente para jurarle lealtad a la Pax Americana. El lema nacional de Eritrea es “Jamás arrodillados”, así que fueron puestos por los suelos para ser destruidos por la mafia de Meles Zenawi que fue seleccionada para hacer el trabajo sucio como el recientemente ungido gendarme yanqui en África oriental.

La matanza que siguió ha sido descrita como “El holocausto en el Cuerno; la guerra contra los recuerdos”, con más de con más de 10,000 tropas etíopes muertas en la primera ofensiva en 1998, 50,000 más en la segunda ofensiva etíope en 1999 y por un cálculo conservador, 150,000 soldados etíopes muertos en combate durante la tercera ofensiva en mayo-junio de 2000.



Para colmo, la invasión etíope contra Eritrea creó 1.5 millones de refugiados eritreos, personas desplazadas internamente. Si sumamos las víctimas eritreas, 19,000 caídos en acción/martirizados, el holocausto en el Cuerno de África generó prácticamente un cuarto de millón de muertos. 250,000 muertos, 1.5 millones de refugiados y las huellas de Gayle Smith en toda la escena del crimen.

Hay mucho más sobre este sórdido relato con el genocidio en curso en la provincia etíope de Ogaden que es un fuerte contendiente por el peor crimen contra la humanidad en el mundo actualmente. Realizado por la mafia de Meles Zenawi, financiado y supervisado por personas como los “asesores principales” de Obama y la especialista en el Cuerno de África, Gayle Smith, 12 o tal vez 15 millones de víctimas potenciales del genocidio en curso en la provincia etíope de Ogaden han sido olvidados por el mundo.

Meles Zenawi ganó la elección presidencial de mayo de 2010 con 99.6% de los votos. Caricatura por Gado.
Pero no por Gayle Smith, quien sabe muy bien cuán desesperada es la situación y en respuesta le ha ordenado a Meles Zenawi que expulse a todas las agencias de ayuda. También ha incrementado el nivel de apoyo y ayuda financiera al régimen de Meles Zenawi desde su posición en la Casa Blanca de Obama. Por estos actos genocidas ha sido premiada al haber catapultado la imagen de Meles Zenawi al estado de líder mundial, un estadista del G-20.

Algún día cuando, a pesar de las decenas de miles de millones de dólares en “ayuda” occidental, se desmorone el régimen de Meles Zenawi y calla, quizá Gayle Smith caiga con él.
Hasta entonces la vida y crímenes de Gayle Smith continuarán, bendecida por el mismo presidente Barack Obama. La guerrillera convertida en asesora presidencial lleva la batuta, está lista para ordenar el envío de sus goombahs para realizar asesinatos y tumultos, incluso genocidios, cualquier cosa necesaria para intentar preservar el imperio en decadencia al que ha servido fielmente.
====================================================
Cortesía de: Thomas C. Mountain
Fuente: http://www.countercurrents.org/mountain011210.htm
Fecha de aparición del artículo original: 01/12/2010


* Thomas C. Mountain es un activista político revolucionario y educador antirracista desde hace mucho tiempo. Sus antecedentes incluyen la participación y posiciones de liderazgo en temas ambientales, de tierra y alojamiento, relaciones laborales, trabajo cultural y educación. Es copresidente fundador del Comité por la Historia Negra de Hawai (Hawaii Black History Committee) (1985), vicepresidente fundador de la Alianza de Hawai para la Paz y Justicia en Medio Oriente (Hawaii Alliance for Peace and Justice in the Middle East) (1982), codirector y editor del Ambedkar Journal en favor de los Parias y de los Intocables de la India (1996) y uno de los fundadores de la Asociación de Amistad de los Pueblos de Estados Unidos y Eritrea (US Eritrean Peoples Friendship Association).

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

The guitar - La guitarra