Persépolis

¡ Na huevonáaaa! Tremendo rolo'e película, no joda..... 4.8 palomitas de 5 posibles. Hace que me olvide del bel pezzo di merda de "Transsiberian" que tuve a mal ver ayer.

La directora iraní, Marjane Satrapy, hace su autobiografía y la caricaturiza en este sublime filme donde refleja una crítica frontal hacia el actual gobierno de la Rep. Islámica de Irán, haciendo un recuento de la historia reciente de ese país. Me ha conmovido bastante....pero bastante.

De entrada, la película es en caricaturas, tema que toco a continuación para hacer algunas
diferencias. Todos hemos visto el abuso que se hace de este género en Japón con el manga, el hentai y otros subgéneros: mujeres que muestran sus genitales, pero los hombres no; mujeres que son poseídas violentamente sin sentimiento alguno de por medio; no me espanta, pero joder, tampoco veo que sea algo digno de emular..... En cambio
, la iraní hace un uso precioso de la caricatura para hacer una crítica social y política demoledora, contundente y hasta narra sucesos de la historia iraní; ¡vamos! Siento algo dentro de mí después de ver esta película....me siento como aquella vez que vi las caricaturas de "The Wall" con la música de Pink Floyd.

Bueno, como se dice en términos taurinos, al toro:

La historia inicia en el Irán revolucionario de finales de los 70's cuando los ayatollahs luchaban contra el shá, al cual vencen. Como en toda revolución, siempre hay exiliados, prisioneros políticos y cambios sociales. El uso del poder para aplastar a otros queda de manifiesto. Evidentemente la postura política de la directora es contraria al actual gobierno iraní. Las caricaturas son a blanco y negro, excepto breves momentos de liberación, cuando fuma y se quita el velo.

De niña, conoce la historia de su tío exiliado y posteriormente asesinado; ve cómo el shá mantenía 3,000 prisioneros políticos y cómo el nuevo gobierno mantiene 300,000, de acuerdo con la directora. El tener tenis Nike o beber vino se vuelve anti-islámico y comienza a implantarse una serie de medidas rígidas: barba para los hombres, velo para las mujeres, cero alcohol, fiestas clandestinas para quienes no soportaban tanta sobriedad, vigilantes del orden social, el mercado negro para conseguir música desde Julio Iglesias ( ¿a quién le gusta Julio Iglesias, por dios?) hasta Iron Maiden, etc.

Hacen referencia al millón de muertos caídos entre Iraq e Irán, puestos a pelear por el imperialismo yanqui durante 8 años en los años 80's, cuando Saddam era aliado de Washington.

Está genial cuando se pone una chamarra con la leyenda "Punk is not dead" (y en efecto, el punk no morirá jamás, no puede morir, no debe morir). La chama se vuelve blanco de los censores, su crítica al sistema política obliga a sus padres a enviarla a Austria, donde conoce otra manera de vivir: el nihilismo de la juventud europea y su acercamiento al punk. Llega a vivir con unas monjas pero nunca se compenetra con ese estilo de vida. Conoce el amor y el desamor, la violan en Viena, padece hambre, lucha contra una sociedad que no la acepta, se sorprende que en Austria los anarquistas beben cerveza y comen salchichas, y finalmente decide regresar a su patria, Irán.


Ya de vuelta, comparte con sus familiares y amigos las experiencias vividas en Europa, donde aprende francés y algo de alemán. No se adapta rápidamente a su país, porque no termina siendo ni de Austria ni de Irán. Se casa y se divorcia. Describe las dificultades de la mujer iraní actualmente. Decide ir a la universidad y luchar contra las diferencias de género, siempre ventajosas para los varones: ellas con velo; ellos con diversos tipos de ropa y peinados. Al final se muda a Francia, y su abuela muere.


La película creo que es de hace 3 años pero sigue siendo actual ante los recientes acontecimientos en Irán. Irán hace bien en luchar contra Israel como un estado usurpador, hace bien en luchar por tener energía nuclear y hace bien en ser un contrapeso al imperialismo en esa región del mundo,
pero
es francamente contradictorio el ver las condiciones de la mujer iraní y la suerte de los homosexuales en Irán. Luz y sombra.

Los ayatollas son la libertad para muchos, y para otros son una dictadura. Las pasadas elecciones iraníes demostraron la polarización de la sociedad iraní, lo cual motivó a que Ahmadinejad incorporase a una mujer al gabinete, por vez primera desde la Rev. Islámica de 1979. Para muchos es un gesto hacia la juventud y hacia las mujeres, pero es un gesto insuficiente. Un país que le da la espalda a su juventud es un país sin futuro (como México, por ejemplo), así que los ayatollahs tendrán que ser sabios para manejarse entre dos aguas: saber escuchar a su juventud y al mismo tiempo no sucumbir ante el imperialismo, renovarse para no morir.

Supongo que la película está prohibida en Irán. Todo lo que se institucionaliza pierde su originalidad, toda revolución se aletarga si no se renueva, todo debe reinventarse para preservarse. Me acordé de una frase de George Orwell: "ser chistoso es ser subversivo".

Tremendo rolo'e película, de bolas que sí. ¿¡Cómo es que hay gente que puede hacer tremendas obras¡? Hasta que hallé algo bueno en el Blockbuster, no joda, establecimiento donde abunda "cine" gringo, generalmente malo.

Excelente, excelente.... ¡Muerte al Óscar! :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.