The book thief - La ladrona de libros

Me parece de pésimo gusto seguir explotando los crímenes de la Segunda Guerra Mundial en aras de ocultar los delitos de lesa humanidad cometidos por los sionazis israelíes contra el pueblo palestino. Solo así se explica seguir haciendo película tras película con la misma temática: esos nazis alemanes malditos que aplicaron tajantemente sus criterios raciales para intentar la supresión del pueblo judío. Terminada dicha guerra fueron los judíos quienes aplicaron las tácticas nazis para suprimir a los palestinos.

Así, la película se basa en una joven ladrona de libros llamada Liesel (Sophie Nélisse) que en pleno nazismo, y la consecuente quema de libros prohibidos, aprovecha cualquier oportunidad para recuperar y robar libros prohibidos por el régimen nazi. En su traviesa labor cuenta con la complicidad de su padre, Hans (Geoffrey Rush), con quien  Liesel mantiene una gran empatía.Liesel no es una chica común en la escuela y logra entablar un amistad estrecha sólo con Rudy, un niño de su edad.

Gran parte de la trama se basa en la protección que Hans le da a Max, el hijo de un amigo, para ocultarlo en su casa y salvarlo de la persecución nazi. Liesel comparte con él lecturas y opiniones sobre las palabras que ella aprende con lo libros y que a él le sirven para salir temporalmente de su presidio temporal.

Tras unos años de la debacle nazi, Liesel y Max se encuentran. Final feliz, hollywoodesco, predecible, INSULTANTE en cuanto a los sucesos políticos internacionales. Es comprensible que actores jóvenes se presten a estas chorradas, pero es inaceptable que Rush colabore con el "sionismo hollywoodesco", a no ser que esté de acuerdo con ello. Por ello le asigno solo 1 palomita de 5 posibles a este churro de Brian Percival filmado en 2013. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.