Tus brazos

Sí, son hermosos
de lo más femeninos
delgados y tersos
sublimes, divinos.

Receptores de caricias
que el dolor abjuran
los recorro con pericia
si tu éxtasis perdura.

Ataviados con pulseras,
te luces
te esmeras
aceleras mis papilas gustativas
reina, diosa, diva
alargas la espera.

Explotan las estrellas
del erotismo súbito
entre tu radio y tu cúbito
libido que hace mella

Hechos por artistas,
brindan su plácida caída
atrapada en tres aristas:
el espacio
mi tacto
mi mirada

Dos perfectos trazos,
tus brazos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.