The Lemon Tree- El limonero

Trata sobre una viuda palestina que hereda los limoneros que heredó de su padre. Lamentablemente, le llega como vecino el ministro de defensa israelí con la consecuente instalación de persianas a prueba de bala, cercas, alambres de púas, agentes del servicio secreto al estilo de los guarros de lentes de negros de The Matrix, cámaras, soldados del ejército más moral del mundo, etc.

El servicio secreto decide que se tienen que cortar los limoneros porque por ahí podrían ingresar terroristas para atacar a la familia del ministro, la cual se reduce básicamente a su esposa que pasa gran parte del tiempo en casa.

Salma, la viuda, apela la decisión pero pierde. Va a la Corte Suprema y vuelve a perder, ordenando, como prueba de la moralidad anteriormente mencionada, la tala de los limoneros hasta una altura de 30 cm.

El tema daría para 5 palomitas pero le doy unas
3.7 porque le lava el rostro a la única democracia en Oriente Próximo. Entiendo que es una producción francesa-alemana-israelí y quizá se les ablanda el corazón para demostrar en pleno la brutalidad israelí, pero bueno, así les quedó la película y quien quiera puede hacer una mejor.

La parte que más me gustó es cuando el ayudante anciano de Salma habla ante la corte palabras más o menos así: Esto no se limita a árboles, agua y fertilizantes; los limoneros tienen vida, respiran, viven, tienen sentimientos, nos gusta sentir la tierra, esta tierra que es la mejor del mundo. Si alguno de vosotros ha tenido la oportunidad de hacer un hoyo profundo en la tierra, cambiarle la tierra y mejorar el hoyo, preparar el hoyo, regarlo, comprar el árbol, plantarlo, regarlo, verlo crecer con el paso de los años, mear y descansar a su sombra, y gozar de sus frutos, y eventualmente sentir el dolor cuando se seca, entenderá las palabras de tan sabio hombre.

En la peli hay escenas de la construcción del Muro del Apartheid con las yanquis y amarillas máquinas Caterpillar, las mismas que asesinaron al activista inglés Tom Hurdall y a otros más. También se hace una crítica a la burocracia palestina de la OLP cuando Mahmoud Abbas no puede recibir a la viuda.

No me agrada que hayan pintado tan noble a la esposa del ministro. ¡Por favor! Esa gente tiene más compasión hacia sus msacotas que hacia el pueblo palestino. Ese fue un error de concepto..y grave. Ahí sí le lavaron el rostro a Israel, pero bueno, ya en mi siguiente karma intentaré ser guionista de cine.

La escena final es muy buena. Justo este año que los regímenes (vamos a recetarles el mismo lenguaje que ellos nos recetan, no son gobiernos, son regímenes) occidentales celebraron la caída del Muro de Berlín, el ministro alza sus persianas y ya no tiene la vista de los hermosos limoneros, sino un muro, el del Apartheid. Se levanta la toma, sobrepasando el muro y se ve a Salma acariciar sus limoneros a 30 cm.

Doble a uno a que quienes le han aplaudido a Bastardos sin gloria, particularmente la escena del batazo en la cabeza al nazi, dirán que esta película fomenta el odio, pero en efecto, se trata de más bastardos sin gloria.

Excelente actuación de la actriz palestina Hiam Abbas, quien también actuó en Satin Rouge hace algunos años. El director de esta película de 2008 es el israelí Eran Riklis.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Antonio Quesada ha dicho que…
Cuánta demagogia barata¡ No se si eres árabe o español porque por las estupideces que escribes, ninguna de las dos posibilidades queda descartada.
Véte a vivir a Irán, majo, que ya verás cómo te explican los rigores del Islam y las virtudes de la democracia.
Fawdawi ha dicho que…
Toda la demagogia es barata, particularmente la que expele la boca de Aznar, responsable del genocidio en Iraq.

Saludos.

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.