Green zone - La ciudad de las tormentas

De entrada no sé porque tradujeron el título de esa manera, porque pareciese remontarse a alguna ciudad subtropical donde las lluvias sean copiosas. ¿Es tan difícil traducirla como "zona verde"? Si buscaban un título alterno, la película bien pudo llamarse "el traductor traidor". ¿La ciudad de las tormentas? Llueve más en Manizales que en Bagdad, creo que el título al español no fue acertado.

En el cartel de esta película se lee "Roy Miller no volverá a seguir órdenes" para referirse al personaje principal, opuesto a algunas directrices emanadas de su ejército. Me parece una película que intenta lavarle el rostro al imperialismo yanqui, enfocado esta vez en el genocidio que realizan en Iraq. No hay imperialistas buenos e imperialistas malos; todo imperialista es malo.

La película comienza el día de la invasión yanqui a Iraq en el 2003 con el pretexto de llevarle la democracia, aunque en realidad todo es para saquear sus recursos naturales. Se utiliza la coartada de las armas de destrucción masiva para perseguir a un general del ejército iraquí, cosa que resultó falsa como todos sabemos, a no ser que seamos archi-aznaristas. La película es emocionante por el recurso de la cámara al hombro que le da un toque de realismo, además de las excelentes tomas que pareciesen que efectivamente fue filmada en Bagdad y no en Marruecos.

Matt Damon hace de "bueno" en una situación en la que difiere de algunas órdenes de sus superiores, y es parte del sectarismo al interior de sus corporación, en medio del ego de querer ganarse una medalla por atrapar a un alto cargo del ejército rival. El filme se queda muy lejos de verdaderas obras de arte que narran situaciones de guerra o golpes de estado, como "It's raining in Santiago" de Helvio Soto, porque no describe el dolor que arrastra el pueblo iraquí desde la llegada de la peste de las barras y estrellas. Por el contrario, una escena inicial de la película es cuando los soldados estadounidenses regalan botellas de agua a un pueblo sediento. A ratos le remuerde la consciencia al director y pone escenas de yanquis con perros hostigando a presos, como en Guantánamo.

Me llamó la atención el papel del traductor que aparece en la película. Es lamentable que algunas personas le sirvan al invasor que destruye la ciudad y el país de nacimiento y desarrollo. Eso es lo que ha dejado el ejército estadounidense su paso: democracia serviles, prostitución, secuestros, violencia, crimen organizado, narcotráfico, sectarismo. Son los generadores de personas como Rodolfo Galimberti, Victoriano Huerta, José María Aznar, Yoani Sánchez, y de otros dolores más que para ser superados se necesitan muchos años. Para colmo, el traductor se llama Farid, pero de apodo se pone "Freddy". ¿Así o más proyanqui?

En la película aparece una periodista de The Wall Street Journal. ¿Uno de los mejores del mundo? ¡nada que ver! Todo lo contrario, ha sido un alcahuete de las operaciones bélicas de la política norteamericana. Cuando Miller envía un correo-e a varios periodistas para denunciar la problemática interna del ejército estadounidense, se hace una toma a uno de los recipientes del correo: twsj. También me parece un detalle que está destinado a lavarle el rostro a este periódico amigo de militares y de banqueros.

En la película se dice la frase "ha llegado la hora del cambio para los países de Medio Oriente". Cuando fue filmada todavía no se generaban las revueltas en Túnez y Egipto, pero parece que esta vez algunos pueblos de esta zona se levantan hermosamente contra los títeres estadounidenses.


2.5 palomitas de 5 posibles a esta película de 2010 de Paul Greengrass, el de la saga de "The Bourne Supremacy".

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

The guitar - La guitarra