Män som hatar kvinnor - Los hombres que no amaban a las mujeres

Al terminar de ver esta película me quedé con la reflexión de que la violencia contra las mujeres en los países ricos llega a ser tan fuerte como en los pobres. Hay algunas escenas violentas de mujeres agredidas en esta producción sueca de 2009. En inglés el título fue traducido como "The Girl with the Dragon Tattoo" por el hermoso tatuaje que lleva Lisbeth (Noomi Rapace) en la espalda.

La trama inicia con una empresa que se considera agredida las investigaciones realizadas por el periodista Mikael Blomkvist (Michael Nyqvist), quien es condenado por difamación a pasar una temporada en prisión. Antes de su ingreso a la penitenciaría, el periodista de la revista Millenium es contratado por un anciano millonario que pretende encontrar a su sobrina desaparecida en los años 70. Así, en plena Navidad, recibe una llamada para trasladarse al interior de Suecia y estudiar el caso. Paralelamente, para la misma revista trabaja una joven punkera, Lisbeth, que trabaja como hacker. Ella tuvo una infancia llena de dolor y sabe mucho sobre las injusticias de la vida y violencia de género.

Blomkvist comienza a investigar y a recolectar pistas sobre toda la familia Vanger en paisajes gélidos y boscosos. A Lisbeth la conoce porque ésta ingresa ilegalmente a su computadora, pero terminan formando un buen equipo de trabajo. Hay algunas escenas de acción como sucede en las películas de tipo policial, pero lo más detallado es el nivel de descripción que muestra la parte podrida de la sociedad y de la condición humana. Inclusive situaciones que pareciesen perfectas ocultan un buen cúmulo de degradación moral contra los más débiles y frágiles.

Hacia la parte final, el periodista descubre no solamente al asesino, sino también un antiguo linaje nazi en algunos miembros de la familia. Ello lo convierte en blanco de agresiones físicas que logra sortear con ayuda de la joven punkera, cuyos conocimientos en informática también sirven para limpiar su imagen profesional.

Le asigno unas 3.7 palomitas de 5 posibles a esta película del danés Niels Arden Oplev.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.