Sex and the City 2 - Sexo en la ciudad 2

Es la continuación de Sex and the city (The Movie). El desconocido director Michael Patrick King se basó en la serie televisiva del mismo nombre para hacer la película.

La trama es superficial porque esta vez las 4 amigas se van a Abudabi a pasear y comprar. La serie televisiva fue buena ya que toca abiertamente temas de sexualidad como pocas veces se había visto en la TV. Sin embargo, está hecha por y para mujeres de segmentos socioeconómicos ricos de países ricos. Se burlan del tamaño del pene de los hombres, del poco tiempo que duran teniendo sexo en la cama, etc. Ellas no cocinan nunca, ni de chiste, están ocupadas tomando café o comprando. Acaso Charlotte es la más casera cuando adopta dos niñas...pero al no querer/poder con el paquete contrata una nana.

De la serie televisiva, mi personaje favorito es Samantha, pero en esta película es la que menos me agrada. Van a un país de Medio Oriente donde los usos y costumbres son muy diferentes a los de NY con todo y la diversidad de esta ciudad. ¿Qué esperaba el director? ¿Que los musulmanes le aplaudiesen, en Abudabi, a una mujer de talla 36C que muestra sus tetas? Se vuelve a caer en el repetido acto de pintar a una cultura diferente como retrasada y oscurantista. Y aunque Israel también está en esa zona del mundo, no van ahí, porque para el director probablemente también se trate de la única democracia en Medio Oriente....no obstante el genocido en curso, algunos rabinos con metralleta al hombro y miles de mujeres árabes sobajadas por los sobrevivientes.... Así que ¿para qué hacer enojar a la comunidad judía? Y más a la de NY, sede de la serie de TV. Mejor el recurso fácil, sumarse al hedor de la guerra contra el terrorismo.

Si estuviese viviendo en la Argentina de finales de los años 70's y me pongo una playera con una imagen del Ché, pues soy un suicida o un imbécil. Si hago lo mismo en la Cuba actual y me pongo una leyenda que diga me cago en Fidel y en el Partido, igual. Si en la España
franquista la playera dijese me cago en dios y en el caudillo, lo mismo. Si voy al imperio y me pongo una que diga down with USA!, pues me envían a Guantánamo. Además, si el director quisiese exponer al conservadurismo, ¿para qué irse tan lejos, si en el cinturón Bíblico de Estados Unidos también hay fundamentalismo? Ah, pero claro, ese es diferente, porque es cristiano. Muchas cosas no nos gustan y quisiésemos cambiarlas de tajo, pero si no contamos con la fuerza suficiente, sólo se obtiene una réplica aún más oscurantista. Esta película es EXACTAMENTE lo que los fundamentalistas musulmanes desean como pretexto para decir: ¿Lo ven? De Occidente solo proviene el gran Satán. Flaco favor le hacen a la causa de las mujeres en los países del mundo árabe e islámico.


Hay una escena donde el director pudo hacer algo genial, pero la caga patéticamente y se va por lo chistoso. En la escena, Samantha está fumando con uno de sus múltiples galanes en un restaurante. En otra mesa, hay un matrimonio musulmán. El galán, palabras más o menos, le dice acá es otra cultura, si estuviésemos en Madrid o en París, el que te roce la rodilla no significaría nada, pero aquí le da más misterio. Samantha le da una fumada a la pipa como si le estuviese mamando el pene a su acompañante. Entonces, Samantha pretende agarrarle el pene, lo que le provoca una erección a su acompañante. Evidentemente, son denunciados.

- ¿Sabrá el director que en algunos estados de su país está considerado obsceno que una madre amamente públicamente a su bebé?
- ¿Sabrá el director el infierno por el que pasan muchas mujeres en Iraq gracias a la intervención de las barras y las estrellas?
- Esas mujeres quieren una patria libre para poder sembrar y cosechar naranjas como hacían sus abuelas. Quieren parir bebés normales y no con deficiencias como en Fallujah, gracias a los químicos vertidos por el ejército de los libres y los valientes desde 2003.
- Quieren votar y ser votadas, porque llevan años luchando contra sistemas no democráticos. Tienen muchas anhelos antes que ponerse ropa de marca.

Al director le digo: Oye, ¿de verdad crees que el máximo deseo de una musulmana es usar ropa de marca debajo de la burqa? La serie fue excelente, dentro del contexto alto de NY, uno de los estados con PIB más alto de EUA. No la saques de contexto. ¿Qué sigue? ¿Sex and the City 7? como si fuese la trama de Halloween o de Rocky... Seguro harás la 3a parte, OK, dale un final digno para la que fue una excelente serie de TV. Dime que no sacarás el DVD especial con entrevistas, el CD remasterizado, el soundtrack de la película, que las 4 artistas harán la versión gringa de las Spice Girls, que harán una gira mundial donde también se venderán playeras, discos, lápices labiales, brassieres con la efigie de la abogada Miranda y un perfume en asociación con Elisabeth Arden.

A Carry le digo: Está linda tu playera de J'adore Dior. ¿Sabes? ¡¡Te adoro!! Me diste una idea. Me haré una (playera, claro ) que diga Je n'adore pas Dior, J'adore Sartre!

Le asigno 1.5 palomitas de 5 posibles por tratar con frivolidad a la mujer musulmana.

Al director le vuelvo a decir: Estuvieron bien los toques gay que le das a la película, pero cuando quieras ver una película gay que es arte, ve la obra del mexicano Julián Hernández, el Michelangelo Buonarotti del cine gay: Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor. Su cuenta bancaria probablemente tiene el 3% de lo que tienes tú en la tuya, pero en arte no le llegas, y si sigues haciendo estos churros menos lo alcanzarás. Se vale, uno decide entre hacer plata y arte. Julián hace algo de plata al hacer arte. Lo tuyo es plata, plata vil.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Esa película esta pésima, solo la hicieron para dar una segunda parte a las que lo pidieron y pata que el elenco se pasara unas vacaciones de miedo

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

The guitar - La guitarra