Cartas de Van Gogh.

La primera vez que vi un cuadro de Van Gogh fue a inicios de los 80, pero no pude comprarlo porque mis ahorros no me alcanzaban...además de que no lo vi en una galería de arte, sino en un libro de mis padres sobre dicho pintor neerlandés. Hace unas horas, mientas veía la película, recordaba esas tardes en que mis padres hablaban sobre el final tan trágico del pintor.

Este filme de animación trata sobre la vida de Van Gogh y la teoría de que no se suicidó, sino que lo mataron, mas no logra comprobar nada. El centro del relato es la misión de Armand Roulin para entregar una carta de Vincent dirigida a su hermano Theo. El problema es que los hermanos ya están muertos, pero da pie a que se desarrolle la trama en los sitios donde vivió y trabajó el pintor, básicamente Francia y los Países Bajos. 

El esfuerzo para la realización de la película fue enorme porque se necesitó el apoyo de 125 pintores para materializar más de 60,000 pinturas al óleo que dan vida a esta maravilla visual.  La vida fue sumamente injusta con este artista tan sensible y cargado de amor a los detalles sencillos de la naturaleza porque sólo vendió un cuadro, muy barato, de las 800 pinturas que realizó en 8 años. Digamos que es una cinta "pintada a mano". Hoy es considerado uno de los más talentosos pintores de todos los tiempos, gracias a su estilo tan peculiar. 

Tengo apenas un pelín más dinero que hace 30 años en aquella vasija de barro donde metía mis ahorros infantiles, pero sigue sin alcanzarme para comprar uno de sus cuadros. Me quedará honrarlo como un hombre sufrido por sus padecimientos mentales, sus depresiones y su capacidad de generar ARTE.

Le asigno 4.5 palomitas de 5 posibles a esta obra tan original del 2017. La directora polaca Dorota Kobiela eligió a Douglas Booth para el papel de Armand, y a Robert Gulaczyk para interpretar a Vincent Van Gogh.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Entre piernas