Allende en su laberinto.

Salvador Allende despierta el día 11 de septiembre de 1973 en la casa presidencial chilena, La Moneda, con gran paciencia. Sabe que la tensión política está en el punto máximo y lo defiende únicamente el GAP (Grupo de Amigos del Presidente) con armas largas.

En este filme no se analiza la biografía de ese gran presidente chileno, ni los procesos políticos de la Unidad Popular que lo apoyaron para ganar la elección presidencial, sino sólo ese último día de su vida. 


El filme del chileno Miguel Littín no deja espacio para la aburrición a pesar de realizarse en entornos cerrados y lúgubres que contrastan con la firme determinación de Allende de luchar hasta el final.

Es impresionante que el ejército chileno, con ayuda de la aviación, haya tardado tanto tiempo en derrotar a un presidente atrincherado en La Moneda. Tiene mucha carga emotiva la escena donde el chaval campesino se niega a abandonar La Moneda, pues para él era muy importante defender al líder de la Vía Chilena al Socialismo.

Se hace también una crítica a ciertas decisiones tomadas por Allende, como fue desarmar a los grupos populares que bien habrían podido articular su defensa ese trágico día. El título quedó bien porque refleja las condiciones políticas, creadas por la derecha chilena y por el gobierno de EUA, que cercaron a la presidencia del gobierno del pueblo hasta formar un laberinto.

Nunca olvidemos el legado de Allende porque ofrendó su vida no sólo por la clase trabajadora chilena, sino para plantar la semilla de un mejor mundo posible en las futuras generaciones en cualquier parte del planeta. Y sí, tuvo razón con aquel discurso para la posteridad: "No se detienen los procesos sociales, ni con el crimen, ni con la fuerza".

Le asigno 4 palomitas de 5 posibles a esta película del 2014. El chileno Daniel Muñoz representa a Allende. 


Nunca morirás, Compañero. Acompañas las luchas de nuestros pueblos para hoy y para siempre. ¡Besos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Entre piernas