Sin nombre

Esta película es un acercamiento a los códigos y costumbres de la Mara Salvatrucha, pandilla de origen salvadoreño expandida a varios países latinoamericanos y EUA.

Las primeras imágenes son la golpiza a un niño, por 13 segundos, que debe resistir para ser parte de la misma. Comienza a manejar armas, a usar los dedos para comunicarse entre sus compañeros, el significado de los tatuajes que realizan. Paralelamente, de Honduras sale Sayra acompañada de dos parientes con la intención de cruzar México y llegar a New Jersey.

La película es muy buena porque toca una temática social importante desde hace décadas en el continente americano: la migración. Los peligros a los que se exponen las personas que viajan sobre el tren son muchos. No solamente es el riesgo de caer y ser mutilado, sino agresiones por parte de las fuerzas policiales de los países por los que cruzan y la población local. A veces reciben alimentos como ayuda, a veces pedradas, cuando llegan a territorio mexicano.

Sayra establece amistad con un mara cuando la salva de ser violada por otro mara en el tren. Lamentablemente para el muchacho, la afrenta es tan grande que le hace blanco de una revancha de su propia organización.

Es enorme el dolor de estos seres humanos que luchan por mejorar sus condiciones de vida, duras ante la corrupción de los gobiernos de los países donde residen. Convertido en una fábrica de pobres, el neoliberalismo encuentra en ellos la carne de cañón propicia para la expolotación. Miles de bendiciones para las buenas personas que se esfuerzan día a día contra tanta adversidad.

Le asigno unas 4.5 palomitas de 5 posibles a esta película del director Cary Joji Fukunaga. Actúan Luis Fernando Peña, Paulina Gaytán, Edgar Flores, Kristyan Ferrer, Diana García, Tenoch Huerta, Héctor Jiménez.


Al estar filmada en Chiapas y Centroamérica, el voseo se utiliza en toda la película.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.