Quills - Letras prohibidas

La película inicia con escenas de la Revolución Francesa, mientras el Marqués de Sade escribe sus novelas.

Posteriormente, el marqués es ingresado en un manicomio para reformarse, pero encuentran la manera de difundir su obra. Con ayuda de Madeleine, el famoso Marqués de Sade escribe novelas eróticas prohibidas para la época, pero que son difundidas con gran popularidad a pesar de su reclusión en el manicomio. Incapaz de detener la profusa actividad literaria del marqués, el Abate recibe la visita del conservador Dr. Royer-Collard.

La película nos muestra la hipocresía de la gente que supuestamente está destinada a conservar la moral, en la película representada por el doctor Royer-Collard, marido de una mujer más joven que él por lo menos 40 años. Cuando de plano ya considera que no pueden detener al escritor, optan por retirarle todos los instrumentos de escritura, y lo castigan extirpándole la lengua.

Mientras veía la película, me puse a pensar en lo inútil que resulta la actual guerra contra el narcotráfico, pues solamente fortalece a quienes venden ilegalmente las drogas. En lugar de legalizar y regular el consumo de las mismas, se ha optado por criminalizarlas. Al final lo que queda es una sociedad devastada, justo como el manicomio de Charenton: incendiado y saqueado. Las escenas finales no tienen pierde porque, al final, el conservador Dr. termina pactando con lo que antes eran principios opuestos a su moral.

Geofrrey Rush interpreta a Sade, Kate Winslet a la camarera Madeleine, Joaquin Phoneix al abate, Michael Caine al Dr. Royer-Collard. El director de esta película de 2000 es Philip Kaufman, el mismo de Henry & June. Le doy unas 3.8 palomitas de 5 posibles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.