Invictus

Esta película no es la biografía de Nelson Mandela alias Madiba, sino un extracto de su vida.

Se enfoca cuando gana la presidencia de Sudáfrica y tiene que lidiar con la inflación, la criminalidad y el racismo. Para ello, hace cosas impensables que poco a poco van uniendo a blancos y negros en la medida de lo posible en un país donde el racismo fue norma por décadas. Por ejemplo, sus guardaespaldas negros solicitan más elementos para cumplir eficazmente sus deberes y les envía a un grupo de blancos.

En un país donde los negros tienen el gobierno, mas no necesariamente el control sobre entidades como ejército, policía y medios de comunicación, elige al seleccionado de rugby como blanco de sus movimientos políticos. En 1995 se juega la Copa Mundia de rugby en Sudáfrica y el país pasa de tener un equipo perdedor a ser el ganador de la Copa.

Morgan Freeman hace buen papel imitando el acento de Mandela. Evidentemente, abundan las escenas de rugby, en especial hacia la parte final del partido.

Es gratificante ver cómo al final, las banderas que colman el estadio son del "arcoiris" , es decir, la bandera actual de Sudáfrica y no la del Apartheid. El equipo sudafricano usa colores verde y oro en su uniforme, así fue por años, y los negros no se identificaban con esos colores hasta que Mandela comienza a usar una gorra con dichos colores y el seleccionado incorpora a Chester, el único negro del equipo.

En un mundo donde abunda la imbecilidad de las personas que se matan por llevar o no llevar una playera de fútbol, donde la gente que ya no tiene en que creer se identifica con 11 personas tras las de gajos = doña Blanca = la de cuero = el dios redondo, donde creemos que nuestros países mejorarán si se gana el mundial, esta película ofrece un buen mensaje de reconciliación.

DOBLE A UNO a que esta película en Israel la considerarán antisemita por el mensaje. Sería genial borrar a Israel del mapa (como estado, aclaro) y que un día pudiesen compartr judíos, cristianos, musulmanes, etc en un mismo seleccionado de Palestina. Y sí, los afrikaaners serían niños de pecho comparados con los sobrevivientes.

Lo dos personajes principales, el presidente Mandela y el jugador Pienaard son USAmericanos. ¡coño! ¿Acaso no hay actores sudafricanos en un universo de 50 millones de personas? pero bue....supongo que la película es una producción USAmericana. El director y productor es Clint Eastwood. Se merecería unas 4.7 palomitas, pero al alargar tanto las escenas de rugby o alguna gringada que se le llega a escapar al director como la escena donde arrojan las latas de cerveza, como que se queda entre unas 4.3 y 4.5 palomitas de 5 de mi clasificación.

La estrategia de Mandela fue buena al final al usar un fenómeno social como lo es el deporte para lograr un objetivo sano. No sé si Carlitos Menem logró algo jugando al basquetbol, fútbol en los 90's o si Chávez logre cerrar la brecha social entre revolucionarios y oligarcas al intervenir personalmente tanto en el deporte venezolano últimamente. Sé que el chavizmo me crucificará por comparar al venzolano con el cachondo expresidente argentino, pero psss ya qué...en la vida hay que opinar y aguantar los huevazos de l'Atenea sin ser ésta necesariamente chavista, aclaro para evitar doble huevazo.

¡Qué envidia! ¡Qué hermoso! Sólo personalidades inigualables están destinadas a marcar una era en sus países, sólo verdaderos sobrevivientes a superan tantos desafíos de la vida. Mandela es uno y ya cumplió con la historia; en Bolivia está el otro e Inshallah jamás nos falle, porque hasta ahorita va muy bien: invicto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.