Los demonios del Edén

De las muchas periodistas valientes que hay en México sin duda Lydia Cacho se destaca. Su defensa a las mujeres y niños explotados por redes de  prostitución la hacen una mujer audaz que no ha dejado de investigar sobre este problema durante muchos años. 

Ha sido Quintana Roo, el estado donde reside, uno de los principales puntos de atención de sus libros, ya que ese estado mexicano cuenta con la ciudad  (Cancún) que genera más recursos proveniente de actividades turísticas. Al ser un estado relativamente nuevo, pues fue incorporado como tal a la  federación apenas en los años 70, su infraestructura y legislación tiene pocos años de vida y ello ha facilitado la consumación de ciertos abusos.

Cacho estudió la amistad entre los empresarios Jean Succar y Kamel Nacif (muy amigo del ex gobernador poblano Mario Marín), así como los vínculos de  ambos con políticos como Emilio Gamboa y Miguel Ángel Yunes. La molestia que generó en círculos políticos provocó su secuestro en 2005 en Quintana Roo, donde fue trasladada en la cajuela de un auto hasta Puebla a fin de ser enviada a la cárcel como parte de un proceso penal viciado.

"Los demonios del Edén" Es un relato sobre la pederastia en México y el cobijo que algunos sectores del criminal estado mexicano han ofrecido a los perpetradores.

De paso, Cacho da una magistral exposición sobre cómo funciona el sórdido mundo de la pornografía a nivel tecnológico y social, y cómo se expande el  negocio de la prostitución con protección de muchos políticos. ¿Quiénes la padecen? Mayoritariamente las mujeres. 

Lydia Cacho es sinónimo de periodismo y feminismo sin poses, sin apartamentos en Manhattan, sin bolsas Louis Vuitton de 4000 USD, sin onda zen. Es sinónimo de periodismo y feminismo de base, al que hay que seguir, escuchar, acatar, del que hay que aprender. 

Autora: Lydia Cacho
Páginas: 224
Editorial: Debolsillo

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Entre piernas