Ana Nojoom bent alasherah wamotalagah - Me llamo Nojoom, tengo diez años y quiero el divorcio

Nojoom es una niña yemení de 10 años de edad que busca divorciarse porque sufre demasiado en la casa de su marido, un hombre aproximadamente 20 años mayor que ella. En su nuevo hogar tiene que levantarse más temprano, trabajar en la limpieza de la casa, lavar los platos y cumplir con la cuota de sexo, sin tiempo para jugar.

Originaria de una comunidad cafetalera, la familia de Nojoom empobrece porque sale del pueblo luego de la violación que sufre su hermana mayor. En esa comunidad la mujer es doblemente violada: primero sexualmente, después con rumores. Lo solucionan con el pago de vacas y/o toros que la familia del violador hace a la familia de la chica violada.

Harta de tanto dolor, Nojoom llega a los juzgados de Saná donde un juez se compadece de ella y la lleva a su hogar para que conviva con su hija hasta desahogar el juicio.  La hija del juez pertenece a un mayor estatus social y goza de más libertad. La comparación es impresionante en muchos aspectos: la vestimenta, los juegos infantiles, la cantidad e intensidad de las actividades en el hogar, el acceso a la educación.

Finalmente, el juez concede el divorcio a Nojoom luego de lidiar con el jeque de la comunidad de la niña. No es fácil resolver estas situaciones en ambientes de ignorancia rampante.

Sin duda, el dominio existe y se preserva por algunas tradiciones a las que han sido sometidas las mujeres durante generaciones. Ahí es donde las principales religiones sirven como pinza en la opresión de género: todas son machistas.

Es re triste saber cuánto sufren millones de mujeres en todo el mundo, no sólo en países lejanos, sino en las comunidades rurales de de nuestros propios países latinoamericanos. Recordé varios relatos de mi propia abuela materna, quien no era yemení, por cierto. 

Creo que la directora pudo haber omitido las imágenes de Piolín y Minnie en la primaria. ¿Por qué no poner imágenes de guerrilleras palestinas, por ejemplo? ¿O me van a decir que el pinche Piolín es símbolo de rebeldía? Joder......no deberíamos ser blandos con el imperialismo.

Me parece un error cuando las mujeres de países con tecnología avanzada evaden la realidad y afirman que "sufren". ¿Cuál es la solución a las depresiones? ¿Levantarse a dos carajos en un bar? ¿Empastillarse? Esas son fugas sexuales y de fármacos. De alguna manera, es vivir algo irreal y se cae en excesos. Eso es hacer las mismas pendejadas que solemos hacer los varones. No, en algunos países las mujeres no desean eso, sino simplemente quieren libertad para poder realizar sus sueños y ser felices como cualquier otro ser humano.

La prostitución, los matrimonios forzados, la violencia física y sicológica en el matrimonio deben ser abolidos. No está bien normalizarlos en ninguna sociedad...porque si en algún país de tecnología avanzada una mujer afirma cosas como:
- él es bueno
- él va a cambiar
- a la mejor tiene razón (en su maltrato hacia mí).

...esa mujer ya está muerta del alma. No necesita suceder en Yemen.

Le asigno 4 palomitas de 5 posibles a este filme de la directora yemení Khadija Al-Salami quien también padeció violencia intrafamiliar. Adnan Alkhader interpreta a Nojoom.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.