Dégradé - 13 mujeres desesperadas

El título original de esta película de Arab y Tarzan Nasser, "Dégradé", se refiere al corte de cabello en capas para una de las protagonistas, pero decidieron titularla "13 mujeres desesperadas" en español. 

Lo que se vive en Gaza bajo el asedio israelí es desesperación, molestia, rabia, impotencia, escasez. De ahí parten los múltiples obstáculos en las vidas diarias de los casi 2 millones de palestinos que habitan ese territorio, llamado también "el campo de concentración más grande del mundo".

El presupuesto debió ser muy bajo porque la película se filmó en un precario salón de belleza a donde se reúnen en un cierto momento del día 13 mujeres con personalidades completamente diferentes: la paciente Chrsitine (dueña del salón), su hija, su ayudante, una clienta embarazada, una mujer religiosa, una novia, entre otras. 

Christine tiene que lidiar con una agenda apretada donde todas quieren ser atendidas primero, donde llega al máximo la neurosis de un pueblo que ya no aguanta más privaciones. Toda esa furia contenida se muestra en los personajes cargados de frustraciones, pero a la vez con el pundonor suficiente para lucir más bellas y alegrar un poco sus vidas. La falta de infraestructura de Gaza se refleja en los instrumentos precarios del salón de belleza como la lámpara obsoleta y el viejo generador de electricidad a base de gasolina. 

Es lamentable que a las penurias provocadas por los nazis israelíes se sume también el sabotaje de Al Fatah contra Hamas. Y así, durante una balacera entre estas dos facciones, las 13 mujeres quedan atrapadas en el establecimiento y exhiben sus debilidades humanas. 

Se hace una crítica al patriarcado a través de la frase: "Si nosotras estuviéramos a cargo, estaríamos mejor". ¿En serio?  Thatcher, Merkel, Rosario Robles, Hillary Clinton, Esperanza Aguirre, Elba Esther Gordillo, no son hombres y defendieron no a su género, sino a su clase social, al dinero. Son tan enemigas de la clase trabajadora como lo son Bush, Peña Nieto, Macri, Rajoy. Convendría gestar solidaridad y sororidad, primero a nivel micro y desde ahí hacia arriba y a los lados. Ahí también hay una referencia a los problemas internos palestinos.

La evasión mental no altera la realidad: ahí está el ejemplo de la tipa chismosa, experta en meterse en vidas ajenas y darle cátedra al resto de las mujeres, pero incapaz de acabar con la violencia que padecía en casa. Queda el mensaje de la existencia de ese pequeño túnel hacia la luz de la felicidad personal mediante un nuevo corte de cabello, en la búsqueda de la liberación nacional de un pueblo para lograr una vida mejor contra la brutalidad y perversión de un estado criminal como el de Israel. 

Ojalá los opositores venezolanos puedan ver la película para que comprendan lo que de verdad significa la frase que tanto repiten y quizá así sustituyan el nombre de su país por el de Gaza o Siria: "Venezuela se está cayendo a pedazos". No, amigos, las que sí se están cayendo a pedazos son Palestina y Siria. "Hay escasez. Antes había 20 marcas de shampú, ahora sólo hay 9. Me voy a Miami". 

La actriz Hiam Abbass, que hace el papel de la fumadora cincuentona, ya había participado en otra película sobre los crímenes de guerra de Israel llamada "Los Limoneros". La rusa Victoria Balitska interpreta a Christine

Le asigno 4 de 5 palomitas posibles a esta película palestina de 2015. Si la vida te lleva a decidir entre la familia y los principios, decide a favor de tus principios. ¡Apoya la causa palestina! :) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.