Viaje a los pueblos fumigados.

La primera vez que vi una película del director argentino Fernando "Pino" Solanas fue a finales de los años 90. Jamás creí que lo conocería en la Cineteca Nacional de México 2 décadas después, pero primero escribiré del film.

Es un documental que va de lo lúgubre a lo festivo, de lo triste a la hermoso. Se exhiben los abusos cometidos por grandes empresas del sector agroquímico y de semillas con las fumigaciones en el campo argentino, cómo se extendió la sojización en la Argentina desde mediados de los años 90, cómo surgieron enfermedades en zonas agrícolas.

L’image contient peut-être : 1 personne, sourit, texteComienza con imágenes aéreas de las típicas topadoras amarillas que desmontan vastas extensiones de tierra para sembrarlas posteriormente. Después llega la aplicación masiva de agroquímicos, aunque los activistas prefieren definirlos como "agrotóxicos" y voilá!: incrementos hasta del 400% en malformaciones en recién nacidos de la provincia de Chaco con imágenes muy duras de bebés que muy probablemente morirán antes de 10 años.

Los entrevistados de "Pino" son gente que ama al campo, vinculados a la tierra, pequeños productores que fueron desplazados al no poder competir con empresas gigantes y de presencia mundial. Describe toda la cadena económica vinculada a los megacultivos y las grandes ganancias que produce dicho sector, con la fuga de capitales asociada y empresarios ligados a "Los Papeles de Panamá". Más de 100,000 pequeños productores destrozados económicamente. La gente ha abandonado el campo, y hay un montón de escuelas rurales que cerraron ante la falta de estudiantes.
Me causó gran ternura la parte donde entrevistan a una profesora y cuenta cómo los fumigadores no respetan a los niños ni sus horarios escolares. ¿Acaso no es similar el México azotado por el narcotráfico? "Intenté detener al mosquito (máquina fumigadora), y hablé con el fumigador, pero como acababa de rociar el agrotóxico me quedó una tos por 2 meses y me mareé bastante. Algunas
compañeras se sorprenden que proteste yo tanto. Siento mucha impotencia y soledad
". Vaya que la transmite porque yo también la sentí. 
Aquí se da un cambio en el tono de la película porque pasa de ser un réquiem a una especie de "allegro". Llegan más entrevistas a agricultores, científicos, médicos, universitarios, activistas, enfocados en la provincia de Cordoooooba (Córdoba). Denuncian, miden los niveles de contaminación, generan ideas para detener las agresiones a sus comunidades. Lograron cancelar las operaciones de la que habría sido una de las mayores plantas de Monsanto en el planeta. El uso de agrotóxicos daña al medioambiente y contribuye al cambio climático manifestado recientemente en la Argentina con lluvias e inundaciones como nunca antes vistas.

Cierra el documental con muchas alternativas populares para producción y distribución de alimentos. El poder del pueblo también surge a través de granjas agroecológicas de gente que vive en la naturaleza, sembrando sus frutos y vegetales del modo más natural, sin agrotóxicos. Como esos compañeros argentinos, lo han logrado dos jubilades mexicanes que tengo como padre y madre. Entre tanto árbol se logran subclimas o microclimas donde el calor amaina a la sombra de las ramas, regresa la fauna y la gente vive en armonía y en paz. Estos grupos aún son una minoría, pero vienen creciendo y estrechando lazos comunitarios para fortalecer sus redes comerciales. Eso es muy esperanzador 
Se hace una crítica a todos los niveles de la clase política argentina que sabe lo que ocurre, pero que no hace nada por cambiarlo.
Es una producción argentina del 2018 con 97 minutos de duración.
🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷
Al final hubo una sesión de preguntas y respuestas con Solas. No quise recordarle que estuvo políticamente cerca de Elisa Carrió (derecha) hace algunos años a fin de no distraer el objetivo del evento. "Pino" Solanas declaró cosas como estas:

- "Ahora los asesinos no parecen malos ni andan con revólver" en referencia a la probable candidata de Macri, una tipa llamada Ma. Eugenia Vidal, de rostro afable, pero con un programa político y económico nocivo. Casi nadie conocía a "Heidi" o "La hiena" entre el público asistente.

- "Macri fue un desastre y habrá que ver si acaba su mandato porque la situación social en mi país está hirviendo".

- "No me prohíben filmar en mi país. Simplemente no las transmiten en las grandes salas".

Tal vez esperaban una pregunta de mi parte, pero no la hubo. En cambio, se dio este intercambio:
Y: "Le felicito por la creación de este documental y le agradezco enormemente haber sido factor fundamental de mi politización a través de tantas películas hermosas que ha producido. A usted y a Ken Loach se los debo desde el ámbito del cine. Estos dolores del pueblo argentino se reproducen por todo el continente con mierdas propias de cada país: el narco, las mineras, la sojización, los paramilitares. Eso del incremento en las malformaciones es atroz y me recuerda lo que hicieron los yanquis en Fallujah (Iraq) con el uranio empobrecido hace 15 años. Recuerdo también la tristeza de los trabajadores del sector ferrocarrilero en la Argentina cuando perdieron su empleo, hombres llorando, suicidios, precarización.
Le dirán algunas personas en la Argentina que sus películas no cambiarán al mundo, pero en esta sala ya han surgido preguntas que llevarán a investigar y a cambiar hábitos alimenticios. Así se cambia el mundo, haciendo. Jodidos quienes no hacen nada por cambiarlo ni por denunciarlo. No quiero extenderme más, pero le doy nuevamente las gracias por compartir este tiempo con nosotros".
P: "¡Vaya! Muchas gracias a vos, che. De verdad". 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

The guitar - La guitarra