Vazante

La llegada de los invasores europeos a América marcó el inicio de una larga era de explotación realizada por los blancos contra los indios y también contra los negros secuestrados en África. Sin embargo, hubo también otros dolores de los que se ha hablado menos: los del varón contra la mujer, los de los adultos contra los niños.

La directora brasileña Daniela Thomas estuvo presente durante la proyección de esta película lusobrasileña del 2017 en la Cineteca Nacional. En la mañana había corrido medio maratón, y tuve que hacer otro viaje redondo de 22 km en bicicleta en la noche para verla porque era el único día. Comenzó a las 21 hrs y terminó a las 23 hrs. Al menos no había tantos carros ni calor al regresar a casa  Siempre me ha parecido importante acudir a escuchar a los directores porque comentan eventos sucedidos durante la filmación y en qué se inspiraron, se les puede saludar y agradecer el bien que le hacen a la humanidad con sus obras.

La historia se remonta a la primera mitad del siglo XIX en un Brasil que está luchando por independizarse. Los hacendados comercian esclavos y castigan con la pena de muerte exprés. Se enriquecen aceleradamente a costa de los pobres, que no existen en el inicipiente y frágil sistema judicial. Lo mismo hicieron los invasores españoles del siglo XVI en el actual México, antes Nueva España.


Es una sociedad absolutamente patriarcal donde las negras deben estar disponibles sexualmente para el hacendado a cualquier hora, de los trabajos extenuantes y la mala alimentación. Los días de las mujeres blancas era apenas algo menos malos porque eran objeto de transacciones comerciales llamadas matrimonios: niñas de 12 años que se casaban para sacar de la pobreza a la familia o para ascender socialmente,
casadas con hombres de 40 años o más.


¿La fotografía? Es hermosa, a blanco y negro, con paisajes del Brasil rural y sus bellas tradiciones culinarias.


La directora me pareció una mujer sencilla cuando dijo: "Espero que les agrade este filme con el que pretendo retratar la realidad de aquella época". Más que hacer una película, hizo un homenaje a los esclavos y a las mujeres sometidas por estructuras sociales que han mutado y que no han sido eliminadas del todo. Fue un poema de amor a los desposeídos.

La actriz brasileña Luana Nastas hace el papel de la joven esposa Beatriz, el actor portugués Adriano Carvalho interpreta al hacendado Antonio.

Llegué a la casa a media noche con mucho cansacio físicamente, mas con el alma relajada. Siempre habrá rebeldes como esta directora haciendo un cine diferente, superior.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Entre piernas