Paris, je t'aime - París, te amo.

Esta película es una serie de historias con París como tema principal. Cada director hizo una historia en un barrio parisino. ¡Franceses tenían que ser, joder! Está más que excelente.

Me gustaron mucho las historias de:
- el estudiante ciego
- el chico francés y la musulmana
- la vampiresa
- el inmigrante africano asesinado
- los mimos

El estudiante ciego recibe una llamada de su novia que le dice lacónicamente que la relación estaba terminada. El ciego hace una sucesión de recuerdos a toda velocidad (tal como aquella escena de Amelie Poulan y el ciego en "Amelie") de su relación con la chica para darse cuenta, al final, de que no lo estaban cortando sino que era una demostración de las clases de actuación. ¡Genial! La frase final es sublime porque la novia le pregunta a su atónito novio "¿me oyes?". Él le responde, "no, te veo". ¡Coño! ¿Cómo carajos pueden hacer cine tan hermoso?

El chico francés y sus amigos piropeaban francesas a la orilla del Sena mientras una musulmana se ríe de las pendejadas de los muchachos. La musulmana se cae y uno de los chicos la ayuda a levantarse. Aquí me gustan las miradas de la pareja, el valor del velo de la mujer musulmana no como imposición sino como elección. Debe ser cojonudo vivir en un país tan diverso como Francia.

El de "la vampiresa" lo dirigió un italiano. Es súper darketa la temática y participa un tal Elijah Wood que según, me dicen, es muy famoso por "Der Herr der Ringen" o "El señor de los anillos"´. El muchacho encuentra un hilo de sangre proveniente del cuello de un tipo. Resulta que una vampiresa lo ha atacado. Hay poca luz en la escena y la sangre tiene un efecto fluorescente. La vampiresa procede a atacar a Elijah Wood pero al final renuncia porque se enamora de él. Él se queda sorprendido porque no es atcado y se corta las venas de la muñeca con una botella para que, al llamado de la sangre, lo ataque la vampiresa pero ésta lo ignora. El muchacho comienza a desangrarse y cerca de la muerte, la vampiresa le introduce sangre en la boca para resucitarlo y lo logra a cambio de hacerlo vampiro. Al final se muerden el cuello. Me pareció muy cachondo. ¡Así somos los italianos, chingá!

El del inmigrante africano casi me hace llorar. Es muy triste saber que la gente es atacada por su color en cualquier parte del planeta. La vida se nos va en cuestión de segundos si no la disfrutamos. La escena inicial es un negro que yace herido y supuestamente es curado por otra negra. Hablan de "Lagos"; quizá son nigerianos ambos. Ella lo rescata y cuando él la busca para agradecerle, la chica no está ya. Era un delirio porque en realidad, él muere en sus manos producto del ataque de unos pandilleros que le dan un navajazo. La ambulancia llega tarde. Demasiado triste pero pues es que la alegría existe solo cuando se hace la comparación con su antónimo, la tristeza.

Los mimos no podían faltar porque son una referencia implícita a este cuate, ¿Cómo se llamaba? Marcel Marceau, creo. No sé quién fue el primer mimo o en qué país surgió este arte pero cuando pienso en mimos, pienso en Marceau y Francia. De verdad que no podía faltar esta joya de comicidad.

Y sí que dan MÁS ganas de conocer París después de ver esta película. Yo conozco "París", que es una calle a 15 minutos del sitio donde vivo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.