"El último apaga la luz: Obra selecta", Nicanor Parra.

Con la reciente muerte del antipoeta chileno me dieron ganas de releer parte de su vasta obra. Esta colección incluye las creaciones de Parra, quien no necesariamente se sujetó a las estructuras establecidas de la poesía.

"Poemas y antipoemas" (1954) y "La cueca larga" (1958) son las secciones que más me gustaron.

Como cambios de juego en el fútbol de la banda derecha a la izquierda, Nicanor altera el ritmo para lograr versos más hondos y divertidos. Este libro podría leerlo toda la vida, varias veces. No lo borraré del lector electrónico y si un día me quieren asaltar, les diré que...

Prefiero que me despojen de la vida
Antes que perder las letras chilenas
Del irreverente vástago de Ñuble
Padre de versos y cisnes auténticos.

Estas 473 páginas publicadas por LUMEN tienen un gran "defecto": que se acaban, porque lo genial no debería tener fin, porque les poetas no deberían morir, porque el amor jamás tendría que converger con el adiós.

-----------------------

Y Justin Bieber tan sano 
Y Sebastián Piñera tan sano 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.