White lies - Mentiras blancas

Ambientada en la Nueva Zelanda de inicios del siglo pasado, la curandera Paraiti es contactada por la sirvienta de una familia rica. La buscan para realizar un aborto antes de que se entere el marido, quien se encuentra de viaje.

Paraiti toma el caso del aborto de Rebecca como una revancha personal, luego de no poder ayudar a una mujer maorí. La trama está bien llevada porque exhibe bien la falsa supremacía blanca contra los nativos maoríes y sus conocimientos en materia herbolaria. 

A diferencia de Paraiti, la sirvienta, maorí también, no se siente orgullosa de sus tradiciones. Habla inglés, viste como los blancos y trata de anular sus raíces maoríes. Empero, ambas le ayudan a Rebecca a salir del problema sin salir de casa y con los métodos tradicionales. Como rica, Rebecca prefiere conservar su posición social y regalarle la bebé a la curandera.

Le asigno 4 palomitas de 5 posibles a esta película de 2013 de la directora mexicana Dana Rotberg. Whirimako Black hace el papel de Paraiti, Antonia Prebble representa a Rebecca y Rachel House a la sirvienta Maraea. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.