Tu nombre con la lluvia.



Escribiré tu nombre con la lluvia

y a la mañana siguiente,
tus iniciales le darán animación a un charco.
Antes de que te evapores,
beberán de ti las aves
y te llevarán a tu país, mío también.

Por eso,
cada vez que un ave bebe,
te pienso.

Por eso,
cada vez que llueve,
te escribo.


Por eso,
cada vez que sueño,
te conecto.
*

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.