Mi pasión hacia ella

Mi pasión hacia ella es tan vasta
que me anega con sus ojos de luz
en extendido trance hacia sus labios
de mariposas y mordidas.

Mi pasión hacia ella es tan grande
que nos burlamos del tiempo
sabedores de que éste es quien se burla de todo.

Mi pasión hacia ella es levógira
como muestra de rebelión a lo común
resistiendo las chispas del entrecejo
adusto por su mordaz sátira.

Mi pasión hacia ella es impermeable
a la risa de este mundo sin tino
y a la distancia del destino.

Mi pasión hacia ella es tan plena
que su recuerdo me asalta
sea de día o de noche
desde el lunes al domingo
transgrediendo mi estructura

de ella siempre sedienta.

Mi pasión por ella es tan grande
que teniéndola enfrente
y rebasando al lápiz,
a veces ni la ve.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.