Spaghetti alla carbonara

Esta es la primera receta que subo a Internet. Así, las leeré fácilmente en cualquier lugar que tenga conexión a Internet de manera rápida sin necesidad de consultar libros o sitios web de cocina. Las recetas llevarán mi toque especial, pues a mí me encanta el olor a cebolla, ajo, picante y otras especias.
Ingredientes:
- Aceite de oliva: 4 cucharadas
- Ajo: 3 dientes grandes finamente picados.
- Chile chipotle
- Huevos: 3 unidades
- Pasta: 500 gramos de fusilli
- Perejil: 1/3 de taza o aprox. 15 g, finamente picado
- Queso parmesano: 1/2 taza
- Sal de mar: al gusto
- Sal molida: al gusto
- Pimienta molida: al gusto
- Tocino: 200 g, picado
- Vino blanco: 150 ml
======
Ponemos a hervir agua en una olla grande, en la que se cocinará la pasta con posterioridad. Paralelamente, vertemos una cucharada de aceite en el sartén y calentamos levemente. Cuando el aceite esté caliente, se agrega el tocino picado y 4 cucharadas de agua. Cuando el agua se haya evaporado, añadiremos el ajo y las 3 cucharadas restantes de aceite. Durante los 6 minutos de fuego que le daremos al tocino, tenemos que mover algunas veces el sartén para que el dorado sea uniforme.
Hay empresas que venden el ajo ya picado pero a mí me gusta quitarles su cubierta y sentir cómo me quedan las yemas de los dedos oliendo a ajo incluso después de lavarme las manos. Por ello, prefiero ajo no picado, para ser yo quien lo pique, y eventualmente, comerme algunos trozos con limón y sal.
El siguiente paso es agregar el vino blanco. Algunas personas respetan las porciones pero yo siempre le echo un poco más. Se me ocurre en este momento intentarlo la siguiente vez con mezcal o tequila. El contacto del alcohol con el sartén caliente provocará una reacción muy agradable de sonido y aroma, y por ende, comenzará a evaporarse el alcohol. En un recipiente mediano se baten los huevos con el queso y 1 cucharadita de sal. La mezcla resultante se aparta para integrarla después a la pasta; tendrá una consistencia ligeramente espesa y servirá como salsa para la pasta.
Cuando el agua de la olla esté hirviendo le integramos la sal. Yo uso sal de mar, que no es la finamente molida sino de la de grano grande. Revolvemos un poco el agua y añadimos la pasta, que se irá ablandando poco a poco. Tenemos que cocinar hasta que esté al dente, es decir, que no esté dura como viene en el paquete o bolsa que la contiene al momento de comprarla y que tampoco se aguade demasiado. "Al dente" significa "al diente" en italiano y se refiere a que la pasta debe ofrecer una cierta resistencia al diente. Apagamos del fuego y comenzamos a escurrir la pasta, reservando 1/2 taza de este líquido para añadírselo a la mezcla de huevo batido, que recubrirá a la pasta.
Una vez conformada la salsa, se vierte sobre la pasta, incorporando también el tocino dorado, pimienta, el perjil y el chile chipotle. El chile chipotle puede ser en polvo, o bien, chile chipotle seco y fragmentado bien esparcido en toda la pasta. Tenemos que revolver la pasta varias veces para que los elementos queden uniformemente integrados.



Rinde entre 4 y 5 porciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jitomate, gitomate, xitomate?

Guaguarón

Tanatología, la familia ante la enfermedad y la muerte.